GLAUCOMA

EL GLAUCOMA ES UNA ENFERMEDAD QUE DAÑA EL NERVIO ÓPTICO DEL OJO. CONOCIDO COMO “ EL LADRÓN SILENCIOSO DE LA VISIÓN” ES UNA ENFERMEDAD PROGRESIVA Y PUEDE CAUSAR LA PÉRDIDA TOTAL DE LA VISIÓN.

 

Esta enfermedad tiene como característica un aumento anormal de la presión intraocular (PIO) llegando a exceder sus valores normales, por lo que se produce un daño en las fibras del nervio óptico.

Muchas personas que padecen esta enfermedad no son conscientes de que la tienen, ya que generalmente cuando el glaucoma se desarrolla no presenta ningún síntoma temprano y la enfermedad progresa lentamente. Además, en el comienzo los defectos suelen afectar la visión periférica sin afectar la visión central hasta estadíos avanzados de la enfermedad. De esta manera, el glaucoma puede robarle su vista gradualmente y causar ceguera si no es tratado.

El daño en las fibras del nervio óptico y la pérdida del campo visual no son recuperables en el glaucoma. Es por esto que una detección temprana y un tratamiento adecuado pueden detener la pérdida de visión ayudando a preservarla.

 

 

TIPOS DE GLAUCOMA

 

GLAUCOMA PRIMARIO DE ÁNGULO ABIERTO

 

Este es el tipo de glaucoma más frecuente. Se produce por un aumento de la presión intraocular (PIO). El ojo produce un líquido llamado humor acuoso que circula dentro de la parte de delantera del mismo y esta misma cantidad que produce fluye a través de un drenaje para salir de él. Debido a una mala funcionalidad, el ojo no drena el líquido de manera eficiente, haciendo que la presión intraocular (PIO) aumente. El aumento de la presión del ojo produce daños al nervio óptico, los cuáles pueden ocurrir con diferentes presiones intraoculares en distintos pacientes.

No presenta síntomas evidentes. A medida que la enfermedad progresa produce más daño y se desarrollan puntos ciegos en la visión periférica, pero pueden pasar desapercibidos hasta que el nervio óptico haya tenido graves daños, o hasta que sea detectado por un oftalmólogo.

 

GLAUCOMA PRIMARIO DE ÁNGULO CERRADO O ESTRECHO

 

Esta es una forma menos común de glaucoma. El glaucoma de ángulo cerrado ocurre cuando el ángulo de drenaje del ojo se bloquea y la presión intraocular sube muy rápido produciendo un ataque de glaucoma de ángulo cerrado. Esto puede provocar dolor severo en los ojos o la frente, dolor de cabeza, enrojecimiento del ojo, disminución de la visión o visión borrosa, náuseas y vómitos.

Un ataque de glaucoma de ángulo cerrado representa una real emergencia médica y debe ser tratado inmediatamente. Lamentablemente, las personas en riesgo de desarrollar glaucoma de ángulo cerrado a menudo tienen pocos o ningún síntoma antes de un ataque.

 

GLAUCOMA DE TENSIÓN NORMAL

 

Este glaucoma se produce cuando la presión ocular es la correcta, pero se observa un daño al nervio óptico y una pérdida del campo visual. Las personas con glaucoma de tensión normal suelen recibir los mismos métodos de tratamiento utilizados para el glaucoma de ángulo abierto.

 

GLAUCOMA CONGÉNITO

 

El glaucoma congénito es un tipo raro de glaucoma que se desarrolla en bebés o en niños pequeños y puede ser hereditario. Ocurre cuando el sistema de drenaje del ojo no se desarrolla completa o correctamente antes del nacimiento.

 

GLAUCOMA SECUNDARIO

 

Este glaucoma puede ser causado por otras afecciones oculares. Los más frecuentes son los glaucomas producidos por un traumatismo.  Otras causas de glaucoma secundario incluyen:

•     inflamación de los ojos

•     tumores

•    uso de medicamentos con esteroides (pastillas, gotas, aerosoles)

•    formación de vasos sanguíneos anormales debido a una diabetes o a una obstrucción de los vasos sanguíneos de la retina

•    alteraciones del cristalino que puedan producir la ruptura y circulación de pequeños fragmentos en el humor acuoso pudiendo bloquear el sistema de drenaje del ojo

 

TRATAMIENTO

 

El tratamiento depende del tipo específico de glaucoma, su gravedad y su respuesta al mismo.

-Tratamiento con colirios

- Cirugía

 

Dependiendo del tipo de glaucoma que le ha sido diagnosticado su médico oftalmólogo puede indicarle,

               - Trabeculoplastia con Láser

               - Iridotomía con Láser

               - Iridectomía Periférica

               - Trabeculectomía

               - Colocación de válvula